Cuenta cuentos

Eugenia Cruz

El cuenta cuentos solía verme caminar por los pasillos de mi frío corredor. Me veía arrancando flores, llorando con las noticias y cantando por mi bien. Me buscaba para verme, me veía durante horas.

 

A veces lo encontraba perdido entre mis cejas y mi nariz, le sonreía, era tierno saber de su existencia. Me preguntaba: ¿por qué no se acerca? Y le veía voltearme la mirada. Muchas veces hasta le vi ilusionada.
Soñé tantas veces con sus ojos serios, sus ojos tiernos, sus ojos tristes. Le dejé inmiscuirse en mi vida, que escribiera de mi. Hasta le permití ser la musa que, más adelante, sus admiradores odiarían.
Un día le oí hablando de mí, cómo explicar lo que sentí. Escucharle defenderme como si yo lo mereciera, como que le mereciera a él. Verle protegerme y llorar, porque nosotras somos así, no sabemos de protección ni de ternura. Saber que las únicas críticas que me hacía era por verme feliz y cuánto lo fui.
El cuenta cuentos ya no escribe de mí. Ahora todo nos pasa al revés. A veces me ve seguirle con la mirada y lo único que hace es levantar sus cejas cuestionando mi cordura. Ya ni le importa, ni le tienta, ni le interesa saber. Soy la oruga que pudrió todo el jardín, sus oyentes me voltean la cara. Cuán feliz fui siendo su musa. Cuán triste estoy siendo la intrusa.
La última vez que le vi, hasta sentí rabia. Ya no me quiere, por mi ya no muere, ya no me espera. Que tonta fui. El cuenta cuentos ya no escribe de mi.

Imagen: http://www.taringa.net/posts/imagenes/17490383/Musa-de-pintores-la-mujer.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s