Juan Orlando Hernández

Luis Fernando Salazar Rosas

Durante una escala que hice en San Pedro Sula, escuché por la radio que la Corte Suprema de Justicia le había dado la autorización al Presidente para buscar la reelección. Un señor a la par de mí lo estaba comparando con Lee Kuan Yew (el Presidente que convirtió a Singapur en un país del primer mundo). Al día siguiente, ya en Tegucigalpa, me encontré a escasos metros de él, durante la celebración del 191 aniversario del Ejército de Honduras. Era el hombre de todas las miradas.


Fotografía: Luis Fernando Salazar Rosas. Tegucigalpa, Honduras (15 de diciembre de 2016).

En la noche, durante la fiesta, me topé con un mural dentro de las instalaciones militares que llamó mi atención. Era una parte del testamento de Francisco Morazán, que decía:

“DECLARO: “Que mi amor por Centroamérica muere conmigo. Excito a la juventud, que es la llamada a dar vida a este país, que dejo con sentimiento por quedar anarquizado, y deseo que imiten mi ejemplo de morir con firmeza antes de dejarlo abandonado al desorden en el que desgraciadamente hoy se encuentra.

f4ff7471-2219-44db-a7cc-a1ad7b66eb91

Fotografía: Luis Fernando Salazar Rosas. Tegucigalpa, Honduras (15 de diciembre, 2016).

No mucho ha cambiado desde que Morazán dejó escritas éstas palabras. Honduras es un país sumergido en el desorden. El hondureño es proclive a no respetar la ley. Yo lo confirmé mientras un amigo se metió en contra de la vía para ingresar al anillo periférico de Tegucigalpa. Su novia me dijo: “Este es el tipo de cosas que hacemos los hondureños”, a lo que yo respondí: “En Guate son salvajes para manejar, pero no tan así”. No es de extrañarse que, en menos de una década, dos presidentes hondureños ya hayan buscado violar la ley para reelegirse. Al final, los gobernantes son reflejo de su sociedad.

Juan Orlando es el Francisco Morazán del siglo XXI. Creo esto porque él es, sin lugar a dudas, el Presidente líder del Triángulo Norte de Centroamérica. El mérito de impulsar la unión aduanera con Guatemala y de la formación de la Fuerza Tradicional en contra de las pandillas no se lo quita nadie. Además, es un personaje con el carácter y las habilidades para poner orden en su país.

En las Elecciones de noviembre se decidirá no solamente el futuro de Honduras, se decidirá el de toda Centroamérica.

A pesar de querer liderar la integración económica entre Guatemala, El Salvador y Honduras, puedo percibir que está consiente que Honduras no puede ser el país líder de la región, por cuestiones históricas, económicas y demográficas. Muy hábilmente ha impulsado mejorar la relación con el país que debería ser el líder de todo el istmo, Guatemala. Considerando que mi país es un barco a la deriva, si Juan Orlando sale del poder, se termina, una vez más, el sueño de la integración.

Me atrevo a decir que la única forma en que Honduras puede salir de la situación de violencia desmesurada y de poco desarrollo económico es por medio de un autoritarismo de derecha. Los hondureños tendrán que elegir entre desarrollo económico y su libertad individual. Personalmente, considerando la realidad y las posibles alternativas, votaría por Juan Orlando. Preferiría a un Presidente que gobierna con un rumbo definido, y que ha mostrado resultados positivos (al menos en materia de seguridad e infraestructura), por sobre el Partido Liberal, que probablemente ni siquiera terminaría la autopista entre Tegucigalpa y San Pedro Sula.

El riesgo de elegir a Juan Orlando es altísimo. Los hondureños pueden perder su libertad sin obtener desarrollo a cambio. Al final de cuentas, una dictadura es una dictadura. Sin embargo, considero que no se puede ser realmente libre en un país en el que no se disminuyan los índices de desempleo del 7% y de 59 asesinatos por cada 100 mil habitantes. De todas formas, podría ser que Juan Orlando no se convierta en un dictador y salga del poder luego de un segundo período.

Para mis amigos hondureños, les deseo la mejor de las suertes.

Recomendaciones de lectura:

  1. Luis Fernando Salazar- “El Itsmo más importante del mundo es Centroamérica
  2. BBC- ¿Cómo Honduras “dejó de ser el país más violento del mundo”?

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s