Domingo

Por: (INYBM)

¿Nunca has sentido un vacío por el pecho, arriba de la boca del estómago al lado izquierdo? Tal vez pensarás que hablo del corazón, pero no. Me refiero a ese vacío que llega cuando te pones nostálgico y te pones a pensar cómo pudo haber sido tu vida si no hubieses tomado decisiones que fueron las culpables de que tus caminos cambiaran de rumbo. Pues, lo siento hoy más que nunca, más que otros días.

Y posiblemente sea porque hoy, hace dos años tú estabas conmigo, y yo decidí apartarme de tu lado, y omitir toda la historia que compartíamos, para ser exacta seis años, ocho meses y veintisiete días de relación, ¿o he de decir, de amor?

He intentado superarte y avanzar. Intenté todos los métodos que te recomienda cuando terminas con alguien, como aquellos que te dicen “sal con alguien más”, “date tiempo y disfruta de la soltería”, “enamórate de alguien más, un clavo saca otro clavo, dicen”, “deberías conocer a este amigo, serían una buena pareja”; claro ya sabes, todos esos consejos tontos y sin sentido, pero que aun así sigues. Ya me conoces, no soy una chava con criterio propio, así que decidí estar con alguien. Fue la relación que tal vez, muchos han de anhelar, pero el único problema, es que esa persona con quien estaba no era tú.

Pequeño problema, ¿eh?

Pues sí, sé lo que has de estar pensando, debo ser sincera… era un enorme problema. Qué egoísta fui, con aquella persona quien me abrió su corazón. No puede siquiera decirle con sinceridad que me alegraba tenerlo a mi lado, porque no era cierto. Creo que quería sentirme acompañada y tener una excusa para no pensar en ti. Pero mi inconsciente en la noche me recodaba, a través de sueños tu rostro, tus palabras, caricias y besos.

Luego de cinco meses y ocho días de estar con él, decidí buscarte. No podía seguir con el anhelo de encontrarte “casualmente”, en aquel restaurante en donde vendían donas y café –que era tan nuestro–. Decidí buscarte con la esperanza de encontrarte frente a frente para adivinar lo que diría tu mirada cuando me vieras, para tener, aunque sea una pequeña ilusión que aún me extrañas, tanto como yo lo hago. Aún sigo deseando intensa y vehementemente encontrarte con esa mirada tuya, diciéndome “también te extraño”.

Imagen: https://www.flickr.com/photos/vreimunde/8207244351/in/photolist-dvfgNX-bnFpKd-yrU3uF-wCU75V-jkc4PY-aUBiYn-HDQcA5-62qt1t-51cQ2G-jes7Ha-6rVcvx-8K3NAi-7PrWeR-8eBYFm-bVAd6W-6Fdsjx-4cJPpy-7xqHdX-pT7jPH-aMj3fZ-bxjHz4-ps4Hvo-aNspP2-bD3kUV-bVAf4w-c4PPcf-HydFQ9-8A4Koi-2E94s1-i1yCSb-e3rBKn-oWuYLy-e64Mfi-cdTw1A-chJJYb-6YJH9D-e6avgo-94T1iP-bxjv6X-7niZ2P-jm7L7M-4kNPk4-bSaWbv-f1Vp82-NnhoS-7kVt3-bQL5tK-bYynp5-qrE1nq-e6av1S

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s