Te quiero mucho mi viejita

Hoy he decidido escribirle públicamente a la mujer más importante de mi vida, mi mamá o como le digo con mucho cariño, mi viejita. Al igual que todos, yo pienso que mi madre es la mejor del mundo, y lo creo ciegamente. Sin embargo, soy de la idea de que todas las madres son las mejores del mundo para sus hijos y esto es por una razón muy simple, nos desprendimos de su cuerpo y nos llevamos parte de su corazón. El amor y cuido que tienen las madres con sus hijos, no es más que el reflejo de cuidar algo que es suyo, algo que salió de su cuerpo como la máxima materialización de amor que jamás se podrá superar.

Mi mami da todo por mis hermanos y por mí. Su amor y atención son incondicionales. Cada abrazo, beso y lágrimas suyas valen oro. Mi viejita no es solo una excelente madre, sino una excepcional persona. Tiene un espíritu inquebrantable y una fe que no conoce de dudas. Es el pilar más importante en nuestra casa. Su sonrisa inspira paz y su buen accionar te inspira a mejorar. ¡Ah!, y su comida es celestial, todos aquellos que han tenido la dicha de probar un bocado de algo generado por sus manos saben de lo que estoy hablando.

Entre tantas virtudes que tiene, debo resaltar una que me ha impulsado a estar donde estoy hoy: su paciencia y apoyo que no conocen de tiempo y lugar. Cada vez que yo llegué quebrantado por algún problema, por muy minúsculo que fuera, ella se centraba en hacerme sentir bien y darme a entender que todo estará bien. Sus consejos son más valiosos que los del mejor asesor del mundo porque su interés no es ganar algo, sino darlo todo. Muchos dicen que nada es gratis en la vida, pues se equivocan, el amor de una madre es lo único gratis y que se da sin esperar recibir nada a cambio.

El 10 de mayo he decidido presumir a mi madre linda. Ella y yo sabemos que nuestro amor no conoce de fechas y horas, solo de risas y abrazos. Mi viejita es única, la amo y doy todo por ella. Suertudos los que la conocen, pero más dichoso y bendecido soy yo de poder abrazarla y decirle entre suspiros: “Te quiero mucho mi viejita”.

Gracias por hacerme sentir tan amado y gracias a Dios por darme la oportunidad de ser tu hijo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s