Insomnio

No puedo dormir, porque estoy escuchando voces.                                                                   En mi respiración,                                                                                                                                 en mis parpadeos,                                                                                                                                   en cada cambio de posición.

Existe un susurro en medio del aire y mi piel que me quema el oído al decirme:

vuelve.

Yo, con lágrimas en los ojos, lo único que soy capaz de hacer es gritarles:                                                 ¿volver a qué?                                                                                                                       ¿Al abismo? ¿A la soledad? ¿Al miedo?                                                 ¿A ti?

No voy a mentir: me encantaría regresar.                                                                                         Volver a aquello tan familiar para mi cuerpo.                                                                                 Pero, nada es eterno y mucho menos mis antiguas tendencias de                                         querer matarme por medio de pensamientos                                                               espolvoreados con desesperación.

No voy a volver.                     No.                       No.                            No lo haré.

Me lo prometí esa tarde que quemé todo.                                                                                         Mis poemas, mi cabello, mis exageraciones, mi necedad…

Si vuelvo, solo encontraría tierra destruida por el fuego.                                                             Y la verdad es que ya no tengo tiempo ni ganas de reconstruir                                             todo lo que está roto.

Por ello, me susurro en medio de mis desvelos                                                                          una cuantas plegarias:

Voluntad por favor no te vayas.                                                                                                     Mente por favor no me ataques.                                                                                                         Alma por favor respira profundo,                                                                                             porque cicatrizar y superar puede que tarde un poco.

Quizá me lleve varias noches huyendo de mis ideas, porque…                                                                                estoy escuchando voces.

¿De quién?

Pues mías.

Mi propia voz, transformada en mis heridas,                                                                             me implora con llanto que abra de nuevo mis cortadas                                                               para poder deleitarme con la sangre que brota.

Pero, ya no soy tan ingenua ni tan masoquista como solía serlo.                                                Evado enamorarme de mi sangrado e intento aceptar                                                                  el caos en el que me he convertido.

El caos no es lo nocivo.                                                                                                                         Las alucinaciones por no dormir                                                                                         mezcladas con un cariño enfermizo, lo son.

No puedo dormir, porque estoy escuchando voces.

Es imposible esquivarlas, pero ahora entiendo que                                                                       esas voces pueden ir sucumbiendo con

un “te necesito” saliendo de mis labios, un corte de pelo,                                                             una cajetilla de fósforos vacía,                                                                                                             un murmullo convertido en canción                                                                                                 e insomnios diluidos con poesía, valentía y agua.

PAULA (2)

Foto tomada por: Paula Girón

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s