Un cambio de credo

Alvaro Amaya

En algún momento quise ser sacerdote, asistí a grupos religiosos, ayudé a la organización de retiros, impartí catecismo en una escuela y fui acólito por varios años. Hasta llegué a inscribirme en el preseminario (al que no llegué a entrar). ¿Qué cambió? Bueno, una vida.

Como casi todos, o por lo menos espero que todos lo hagamos en algún momento, me cuestioné para comprender bien quién era, qué quería para mi vida y en qué creo. Empecé por revisar mis creencias ya que de ellas dependía mucho de mi actuar. Leí sobre otras religiones, algunos textos sagrados, conversé con religiosos de diferentes denominaciones. El mensaje general de casi todas las religiones es “Conviértete en una mejor persona”, pero estas mejores personas constantemente se mataban los unos a los otros. Leí libros de historia y de la historia de las religiones. Comprendí que la manipulación del hombre, en especial en la omisión del contexto, generó la mayoría de guerras y la persecución de inocentes.

Esa persecución parece ser más importante que cualquier mensaje fundamental, un claro ejemplo de esto es la discriminación y los ataques en contra de las personas gay con argumentos bíblicos. Me tomó mucho tiempo darme cuenta que mis palabras herían a personas cercanas. ¿En dónde quedó eso de “amar al prójimo”? Lo mismo sucede con la radicalización que nos lleva a odiar a muerte a cualquiera que no crea en lo mismo que la religión nos dicta. No todo aquel que piensa distinto es mi enemigo. Los católicos son alcohólicos y veneran figuras, dicen los evangélicos. Los evangélicos solo sirven para hacer ricos a los pastores y su dios está medio sordo, por eso gritan tanto, dicen los católicos…

Pero volviendo al tema. Cuando empecé a notar que la gente “buena” que había sido puesta por dios en mi camino para guiar mi fe compartía mis debilidades, me di cuenta que era muy fácil predicar sin convertirse. Algunos huían de su soledad, otros estaban desesperados por pertenecer a algo que fuera más grande que ellos y no faltaban aquellos que modelaban sus vidas sin cuestionar nada. Comprendí que el miedo hace que muchos dejen de pensar por cuenta propia. Claro que conozco a personas que han cambiado para bien y que honestamente trabajan por ser una mejor versión de sí mismos cada día, pero esas personas son muy pocas.

¿Cómo entonces se puede lograr una relación honesta sin intermediarios con dios? ¿Rompiendo los vínculos con la religión? Más importante aún, ¿en verdad necesito de dios para ser “bueno”? ¿Qué es ser bueno? Hace poco leyendo a Rand me topé con una versión simplificada de la respuesta a esa pregunta: Bueno es todo aquello que preserva y mejora la calidad de vida, malo es todo lo que atenta contra la vida.

Mi ejercicio de cuestionamiento llegó a su fin cuando acepté que: No necesito de una religión para ser una mejor persona o ser validado como una. No necesito que un dios soluciones mis problemas, necesito solucionarlos yo aceptando las consecuencias de mis actos y que los que piensan distinto a mí no son mis enemigos, su conocimiento y experiencias me pueden ayudar a crecer como persona. Eso último me llenó de paz y tranquilidad. Con el cambio de credo, mis acciones cambiaron.

¿Qué si yo soy una buena persona? Siempre hay cosas que mejorar, pero construyo más de lo destruyo. ¿Qué si estoy dispuesto a cambiar mi forma de pensar? Sí, si consigo evidencia real, lógica y no emocional, estoy dispuesto a replantearme mi credo personal y antes de que alguien lo piense: no, no creo que los extraterrestres sean nuestros creadores o en alguna teoría de conspiración. Simplemente no creo en religiones o dioses vengativos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s