Armando Valladares, un hombre con fe inquebrantable

El día de hoy tuve la dicha de conocer a Armando Valladares. Este señor, nacido en Cuba, fue un preso político que pasó 22 años de su vida encerrado; y aún así, no pudieron robarle su libertad interior. “Yo soy un hombre de fe”, dijo, argumentando cómo pudo mantenerse tanto tiempo fiel a sus principios y nunca ceder. Además, y muy sorprendentemente, no guarda ningún rencor en contra de quienes lo torturaron y mantuvieron injustamente encarcelado por tanto tiempo. “El odio es un sentimiento que aniquila al que lo padece”, mencionó.

Entre las tantas y sorprendentes historias, sobresale específicamente la de su relación con su esposa Marta. Ella, sin importar que la sentencia de Valladares fuera de 30 años, lo esperó y apoyó durante todo el tiempo. Es más, Valladares nos explicó que gracias a ella es quien es hoy, pues se encargó de difundir y hacer una campaña internacional con los pequeños versos que él escribía en papel de cigarro o pieles de cebolla, donde en algunos casos escribió hasta con su sangre. Honestamente, es una historia única que merece ser tomada en cuenta para aprender cómo deberían ser las relaciones hoy: basadas en valores.

Valladares, al igual que otros contados personajes, es alguien que inspira a seguir luchando y manteniéndose fiel a tus valores y principios, y a no dejar que nadie te arrebate tu libertad. Adjunto uno de sus poemas, y los invitó a investigar un poco más sobre él y su esposa, Marta, porque son grandes ejemplos de que el que quiere puede hacer el bien, media vez tenga fe y voluntad.

LA MEJOR TINTA

Me lo han quitado todo
la plumas
los lápices
la tinta
porque ellos no quieren
que yo escriba
y me han hundido
en esta celda de castigo
pero ni así ahogarán mi rebeldía.
Me lo han quitado todo
-bueno, casi todo-
porque me queda la sonrisa
el orgullo de sentirme un hombre libre
y en el alma un jardín
de eterna florecitas.
Me lo han quitado todo
la plumas
los lápices
pero me queda la tinta de la vida
-mi propia sangre-
y con ella escribo versos todavía.

*Original escrito con mi sangre y una astilla de madera en abril de 1981 en las celdas
de castigo de la Cárcel Combinado del Este, en La Habana.

WhatsApp Image 2017-10-27 at 10.44.08 AM

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s