Fondo de ahorro para la vivienda – ¡Qué ofertón!

Rudy M. Pineda

Estimado trabajador, ¿está cansado de los altos precios de la vivienda generados por normativas de zonificación urbana? ¿Está deprimido por que al ser despedidos de un trabajo reciben una indemnización y preferirían no tenerla para pagar 2% más en impuestos? Y usted patrono, ¿desea también ser capaz de obtener una vivienda a un menor precio? ¿Está cansado de tener que pagar indemnizaciones y prefiere pagarle un 4% de sus utilidades al gobierno?

Si es así, les tengo la solución perfecta: El fondo de ahorro para la vivienda, o AVI para acortar.

Gracias a un análisis que hicimos en cuanto al déficit habitacional en Guatemala, nos dimos cuenta que las municipalidades son terribles proveedoras de servicios urbanos como lo son agua o drenaje, y que más de un 5% de la población no disfruta de dichos servicios, por lo que los catalogamos dentro de “población sin vivienda digna”. Además, nos respalda el hecho que nunca hemos viajado al interior del país para observar cómo la sociedad guatemalteca es capaz de construir su vivienda a su preferencia, por su cuenta y de adquirir servicios de provisión de agua y drenajes con medios alternativos.

Por ese motivo y porque confundimos mercantilismo por capitalismo es que generamos el AVI. Usted ahora podrá optar por un préstamo, oyeron bien señoras y señores, podrán optar por prestar el mismo dinero que les expoliamos con esta política para lograr comprar su vivienda digna.

¿Y qué es una vivienda digna? se estarán preguntando. Pues serán aquellos proyectos avalados por el Fomento de Hipotecas Aseguradas (FHA) y semi subsidiados por el Estado de Guatemala que ofrecerán  apartamentos mínimos, pues consideramos que la dignidad no se centra en espacios cómodos, sino en los rendimientos extraordinarios que las empresas desarrolladoras de vivienda digna tendrán a causa de los privilegios que el AVI les otorgará. Ya saben, (guiñando el ojo) para mantenerlos incentivados.

¿En qué nos basamos? ¿En qué otra cosa se basan todas las políticas públicas de Guatemala? ¡En la copia a paradigmas de políticas públicas que no funcionan! Así es señoras y señores, tomamos el ejemplo de CONAVI en México y buscamos replicarlo aquí. Claro que antes de hacerlo revisamos que tuviera escándalos por corrupción, para asegurarnos que iba a ser una política digna para nuestros politi… digo, para nuestro pueblo.

Y aún no les he explicado los fabulosos efectos a largo plazo que el AVI tendrá. Gracias a que en lugar de fortalecer las instituciones de libre mercado que tienen “fallos” fortaleceremos y crearemos organizaciones estatales mucho más confiables, perfectas, omnipresentes y sin “fallos”; podremos brindarle aquello que tanto le gusta y que tanto se muere por obtener más de: ¡así es señoras y señores! ¡tráfico vehicular! ¿Qué no saben cómo pasará eso con el AVI? Muy sencillo señoras y señores, déjenme explicárselos.

Uno pensaría que debido al subsidio en reducción de tasa de riesgo que el AVI aporta a los desarrolladores de vivienda digna estos estarían incentivados a hacer más hogares dentro de la ciudad evitando así que mucha más gente tenga que vivir afuera de la misma y transportarse a diario, que es lo que genera el tráfico en sí. Pero no, gracias a que la idea es reducir el precio del consumidor final, una forma de alcanzar dichos objetivos y cumplir con los requisitos del AVI será buscando tierra barata en donde desarrollar. ¿Y dónde es que hay más tierra barata? Pues en las periferias de la urbe. Entonces podremos continuar la expansión de la mancha urbana haciendo que más gente que trabaja en la ciudad viva más lejos y así poder incrementar su tan amado tráfico.

No se olviden entonces de los beneficios del Fondo de ahorro para la vivienda, o AVI para acortar:

  • Eliminación de la indemnización
  • Subida de impuestos en 2% al trabajador
  • Subida de impuestos en 4% al patrono
  • Préstamos de “bajo riesgo” (como los de la crisis inmobiliaria del 2008) con su dinero expoliado
  • Rendimientos extraordinarios para empresas desarrolladoras de vivienda digna
  • Organizaciones estatales nuevas fácilmente corruptibles
  • Manipulación de la información de mercado
  • Viviendas mínimas y con espacios incómodos
  • Mayor tráfico por incentivar la mancha urbana.

Y recuerden, Guatemala está mal por culpa del capitalismo “opresor” y no por las políticas mercantilistas vestidas de “justicia social” que nos imponen seres omnipresentes llamados políticos-reguladores. ¡Un saludo y hasta la próxima!

*El gobierno de Guatemala no se hace responsable por el aumento en los costos de construcción a largo plazo que esta política puede ocasionar, como no se hace responsable por el aumento en el precio de la vivienda generado por el aumento del costo que ocurra en el mercado inmobiliario que no hace uso del AVI, dejando así a una gran porción de la población sin capacidad de adquirir el tipo de vivienda que más se adecue a sus gustos y preferencias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s