La mal llamada primavera democrática

Desde niños, el sistema de educación primaria de Guatemala nos ha enseñado que los períodos de gobierno (1944- 1954) pos dictadura de Jorge Ubico/ Ponce Vaides fueron una especie de primavera democrática. Luego de trece años de un gobierno autoritario, se supone que Guatemala pasó a tener un sistema democrático, en el cual se respetaron los derechos de sus ciudadanos y la alternancia en el poder, por mencionar un par de “avances”.  Recientemente leí el libro titulado Un sueño de primavera escrito por Ramiro Ordóñez Jonama, obra en la que se ponen en tela de juicio las creencias populares sobre los gobiernos de Juan José Arévalo y Jacobo Árbenz.

El padre del autor de dicho libro, Ramiro Ordóñez Paniagua, fue un alto funcionario de ambos gobiernos. La mayoría de los hechos y datos mencionados por el autor son tomadas de las memorias de su padre y de numerosos artículos de periódicos de la época, citados con gran precisión.

El primer dato interesante que me sorprendió fue el hecho que 28 de los 72 meses que duró el gobierno del ex presidente Arévalo se vivieron bajo estado de sitio. ¿Será que un gobierno que pasó una tercera parte de su tiempo suspendiendo garantías constitucionales puede ser catalogado realmente de democrático? ¿Tendrá sentido que una sociedad dizque plural y democrática tenga un gobierno que suspenda constantemente las garantías constitucionales?

Un hecho más que llamativo mencionado en el libro, pareciese ser usualmente obviado por la mayoría de historiadores y profesores de Guatemala. Las elecciones no se realizaban como ahora (en una urna, teniendo derecho al voto secreto). Más bien, los mozos de las fincas debían emitir su voto a viva voz, enfrente de sus capataces y otras autoridades. Ante este sistema electoral, ¿será que la gente sin recursos en realidad votaba por quien quería, o por quien sus jefes los obligaban? ¿Era en realidad democracia popular o más bien era una “democracia” dirigida por las élites feudales?

Dejando a un lado la forma de emitir el voto, la elección de Árbenz distó de ser limpia. Según lo citado en Un sueño de primavera, el camino a la presidencia de Arbenz fue facilitado por el asesinato de su principal contendiente, Francisco Javier Arana (el autor cita Despacho Presidencial de Juan José Arévalo y Mi esposo, el presidente Árbenz de María Vilanova de Árbenz para hacer esa afirmación) . Además, el autor narra cómo su padre, en ese entonces secretario general de la Presidencia de Arévalo, recuerda la reacción del ex presidente, quien no tuvo más opción que cubrir a los responsables del asesinato de Arana, los cuales pertenecían al círculo cercano de Jacobo Árbenz. Al parecer, a los arbencistas les incomodaba la figura de Arana, luego de que el propio Arana se quejara con Arévalo sobre cómo Jacobo se aprovechaba de su posición de ministro para promocionar su imagen. ¿Será que entonces que puede haber una primavera democrática si se realizan ejecuciones extrajudiciales de potenciales candidatos?

Por si fuera poco la ejecución extrajudicial de Arana, los arbencistas también cooptaron a la Junta Electoral. A través de una resolución judicial, se emitió una orden de captura en contra Miguel Ydígoras Fuentes, principal candidato opositor, irrespetando la inmunidad que por ley le correspondía.

Luego, ya en el gobierno, la institucionalidad republicana siguió siendo violada por Árbenz, quien llegó a defenestrar a Arturo Herbruger, presidente de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), luego de que la misma Corte emitió una resolución contra una aplicación del famoso decreto 900.

La Universidad de San Carlos se posicionó firmemente en contra de la defenestración de la CSJ y de la manera en que fue aplicada la Reforma Agraria. Tanto fue el roce con Árbenz, que propuso un proyecto legislativo en el que se le daban prerrogativas al gobierno para extender licencias profesionales, llegándose hasta evaluar la posibilidad de crear otras universidades estatales.  Aún así, irónicamente, muchos estudiantes y egresados de la USAC quisieran que regresáramos a los tiempos de un presidente que, luego de salir de las filas del Ejército, les quiso quitar el monopolio sobre la educación pública para su beneficio personal.

La politización también fue llevada por Árbenz a la salud. Según lo que reporta el libro de Ramiro Ordóñez, citando un artículo de Nuestro Diario del 23 de abril de 1954, la administración de Árbenz fue la responsable de anular las deudas del Estado a favor del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS). Hasta nuestros días, es un golpe del que el IGSS no se ha podido recuperar, pues el Estado sigue exento de pagar la seguridad social.

Según el testimonio de Juan José Arévalo en su Carta política al pueblo de Guatemala, el arbencismo desvió la Revolución de 1944, reprimiendo a la oposición; irrespetando los sindicatos; invitando a comunistas a formar parte del despacho presidencial; cometiendo torturas y detenciones ilegales; y hasta llegando a consentir prácticas corruptas en su administración. ¿Será que Arévalo se equivocó en su apreciación? ¿Fue Árbenz tan buen presidente como muchos lo quieren hacer ver?

La conclusión de Ramiro Ordóñez es que la revolución se desvió, básicamente, por el asesinato extrajudicial de Arana, por un fraude electoral y por ser secuestrada por una camarilla marxista- estalinista.  Por el momento, me queda la impresión de que Guatemala se salvó de caer en las garras del comunismo, pues hasta el Organismo Legislativo llegó a celebrar un minuto de silencio el 12 de marzo de 1953, en honor a Iósif Stalin, quien falleció unos días antes, siendo un reconocimiento más que lamentable y retratando hacia donde se dirigía el país.

Al platicar con un amigo llegamos a la siguiente conclusión. Es fácil, en retrospectiva, juzgar el golpe contra Árbenz como inoportuno e injustificado, pero como el mismo Vargas Llosa dice, aquellos fueron tiempos recios. Por lo mismo, el autor de esta columna es de la opinión de que, vistas las juntas del arbencismo, lo más razonable era golpear primero y no lamentarse luego ante lo irremediable.

 

Un comentario en “La mal llamada primavera democrática

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s