Guatemala, un dolor de cabeza

Mucha razón tenía Miguel Ángel Asturias cuando dijo: “En Guatemala solo loco y borracho se puede vivir”. Con los gobernantes que tenemos, vivir en Guatemala requiere una dosis adicional de paciencia.

¿Le ha tocado hacer un trámite en la SAT, Migración, Aduanas, Digecam, Renap o alguna otra institución del gobierno? Parece que son expertos en volver trámites que podrían ser realmente fáciles en cosas eternas e inservibles.

Un ejemplo de la burocracia que impera en la mentalidad de nuestras autoridades; Para realizar ciertas gestiones en la Municipalidad de Guatemala piden boleto de ornato. Según la ley, cuando se es mayor de 65 años no tiene obligación, en un país civilizado bastaría con citar la ley y ver la edad en el DPI. Pero no, la burocracia exige una constancia de no estar obligado, la cual debe estar emitida por la Unidad de boleto de ornato. Lo peor de todo es que en la misma gestión piden copia del ¡DPI! En donde se puede leer la fecha de nacimiento. Así como este, existen muchos ejemplos en nuestro país de trámites absurdos.  Otro ejemplo: hace cinco meses hice un traspaso de vehículo en la SAT, tuve que ir dos veces, y la primera vez hice cola de casi siete horas.

Guatemala es uno de los países más golpeados en Latinoamérica por su gran aparato estatal, el cual se ha encargado que casi el 70 % del presupuesto público se dedique al gasto de funcionamiento de esa gran burocracia.[1]

La burocracia o BURROCRACIA, adquiere un tinte dramático cuando nos quita fluidez o agilidad, cuando en lugar de ayudarnos es nuestro freno. En Guatemala, existe una gran economía informal debido a que el proceso de formalizarse requiere mucho tiempo y dinero, sin mencionar que en casi todas las gestiones se necesita la intervención de un abogado o notario. Muchos de los trámites que realizamos los guatemaltecos podrían hacerse en línea o eliminando pasos que requiere mayor tiempo.

El dolor de cabeza,  y las mil vueltas que se tienen que gestionar para tratar de resolver cualquier gestión con la administración pública, acarician lo absurdo. Existen en Guatemala muchos trámites que en lugar de ayudarnos a producir  competir mejor, nos hacen perder el tiempo, limitando nuestras capacidades para dedicarnos a actividades productivas. Puedo decir sin temor a equivocarme, que en nuestro país, la burocracia es de las peores del continente.

Los empresarios y emprendedores que quieren abrir un negocio se encuentran con mil y un licencias y permisos, restando competitividad e incentivos para invertir en Guatemala. Para lograr un mayor desarrollo para el país, se podría empezar ahí. No olvidemos que el rol del Estado debe ser un facilitador, no un entorpecedor del comercio y la competencia.

[1] https://www.prensalibre.com/economia/q66-de-cada-q100-del-presupuesto-2020-seran-para-salarios-y-operaciones/

Imagen destacada: Gabriel Lucero, Youtube

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s